¿Estás embarazada y te preocupa la diabetes gestacional ? Aquí tenemos unos tips para que la tengas bajo control. 

El embarazo puede ser un momento lleno de alegría y emoción, pero eso no quita que puedan surgir algunas complicaciones. La diabetes es una de ellas. Puede ser que la padezcas de antes o puede que aparezca durante el embarazo. En este post hablaremos sobre el la diabetes gestacional y te propondremos algunos trucos para que la mantengas a raya y no pueda contigo. 

Consulta a tu médico

gestational-diabetes-diabetes-gestacional

Es muy importante que tengas tu diabetes muy bien controlada, así que no tardes en hablar con tu médico. De lo contrario, tu y tu bebe, podréis sufrir complicaciones. En el caso de que padezcas diabetes tipo 1 o 2, es probable que necesites un cambio de tratamiento. Otra posibilidad es que tu diabetes surja con tu embarazo, es decir, diabetes gestacional. 

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional, como bien dice su nombre, aparece por primera vez en el embarazo, en pacientes sin ningún historial previo con esta enfermedad. Por lo general aparece a mitad del embarazo y suele desaparecer tras el parto. Es posible que la diabetes gestacional solo aparezca en uno de los embarazos, en caso de tener más de uno, por ejemplo solo con el segundo. O en todos los embarazos, dependiendo de la persona. No se puede prevenir pero si que se puede y debe tener bien controlada en el caso de que surja. 

Los niveles de glucosa en sangre, que fuera del embarazo los niveles de azúcar normales, se consideran demasiado altos y por lo tanto desaconsejables. Es muy importante mantenerlos en niveles más bajos para que no surjan complicaciones, como por ejemplo, un bebe demasiado grande, hipoglicemia, presión arterial alta e incluso un parto por cesárea. 

¿Por qué se produce la diabetes gestacional?

gestational-diabetes-diabetes-gestacional

La diabetes gestacional se da cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina durante el embarazo. El páncreas produce una hormona llamada insulina. Esta hormona actúa cómo llave que permite que el azúcar en la sangre entre en las células del cuerpo para que la puedan usar como energía. 

Durante el embarazo el cuerpo esta en una constante revolución hormonal y con un aumento rápido de peso. Haciendo que las células del cuerpo usen la insulina de una forma menos eficaz. Este problema es llamado resistencia a la insulina. Y provoca que tu cuerpo necesite más insulina. 

Todas las mujeres suelen desarrollar algo de resistencia a la insulina para el ciclo final del embarazo. Sin embargo hay algunas que ya parten de una predisposición a ella y cuentan con una mayor necesidad de insulina que suele desembocar en diabetes gestacional. 

Síntomas y detección

En general, la diabetes gestacional no suele tener síntomas. En el caso de tenerlos, suele aparece como un aumento de la sed y la necesidad de orinar con mayor frecuencia. Puesto que no hay síntomas claros, esta se suele detectar tras realizar varias pruebas entre la semana 24 y 28 del embarazo. Estas pruebas pueden ser: análisis de sangre, la prueba de sobrecarga oral de glucosa o la prueba de tolerancia oral a la glucosa.

Debes estar totalmente tranquila durante la realización de estos exámenes. Son totalmente inocuos para ti y para tu bebe y pueden ahorrar muchas complicaciones a largo plazo. 

Consejos prácticos para controlar tu diabetes en el embarazo

gestational-diabetes-diabetes-gestacional

Estos consejos pueden ser aplicados para pacientes con diabetes tipo 1 o 2 y también para la diabetes gestacional:

  1. Planifica tu embarazo: Puede que parezca repetitivo, pero debes consultar con tu médica. Es posible que necesites tomar algún medicamento o modificar la dosis de tus medicamentos. Y ese tipo de decisiones solo se pueden tomar con ella. 
  2. Haz ejercicio: El ejercicio es una de las mejores maneras para controlar el azúcar, así que no te desanimes porque te cueste un poco más con el embarazo y haz alguna actividad física de intensidad moderada, como andar o nadar. Verás lo bien que te sienta y lo mucho que mejora tu calidad de vida. 
  3. Come alimentos saludables: En cuanto a la comida, el embarazo tiene bastantes contraindicaciones, como por ejemplo, nada de alcohol, carne o pescado crudo. En el caso de que sufras diabetes, tienes que tener aún más cuidado. Pero no te preocupes, de vez en cuando puedes darte tus caprichos. Y la variedad de comidas que puedes tomar sigue siendo muy amplia y variada. Lo más importante es que sea lo más equilibrada posible. 
  4. Mide tu glucosa con regularidad: haz mediciones de tu glucosa con regularidad, antes y después de comer, para que no se descontrole, de lo contrario, podrá haber varias complicaciones como ya hemos mencionado anteriormente. Puedes hacerlo con Cori con tu móvil de manera fácil y sencilla. 
  5. Insulina: En el caso de que padezcas diabetes tipo 1 y 2, ya conocerás cómo y cuándo debes pincharte tus dosis de insulina. Con la diabetes gestacional, es algo distinto. Es posible controlar el azúcar con ejercicio y alimentación, pero si no es el caso, puede ser que tengas que inyectarte insulina también. 

Lo hacemos fácil
Recupera el control de tu diabetes


¿Y tras el parto?

Tras dar a luz deberás hacerte de nuevo una prueba de diabetes entre la 6 y 12 semana tras el parto. En ese momento tu medica podrá valorar cual es tu situación actual con la glucosa y en el caso de que haya surgido la diabetes únicamente durante el embarazo lo más probable es que ya haya desaparecido. 

De todos modos es aconsejable realizarse test de diabetes cada 3 años para asegurarse de que no vuelva a aparecer la enfermedad ya que la mitad de las mujeres que sufren de diabetes gestacional desarrollaran diabetes tipo 2 en el futuro. 

En el caso de que no haya desaparecido y no tuvieses previamente diabetes, se considera diabetes tipo 2, para la cual es muy importante seguir controlando la glucosa, la alimentación y el ejercicio. 


Si quieres saber más sobre la diabetes, otros recursos y unirte a nuestra comunidad, no olvides seguirnos en InstagramTwitterFacebook o LinkedIn.