¿Te gustan los deportes de equipo y el baloncesto? Entonces este artículo sobre practicar baloncesto con diabetes te va a interesar.

El baloncesto es uno de los titanes dentro de los deportes. se estima que lo sigues más de 820 millones de personas y que casi la mitad de estos, unos 400 millones, también lo juegan. Si tú eres una de esas personas con diabetes a las que le ha picado el gusanillo y quieres saber cómo puedes hacer para jugar al baloncesto con diabetes de manera segura, tienes que leer este artículo sí o sí.

¿Puedo jugar al baloncesto con diabetes?

baloncesto-con-diabetes-basketball-with-diabetes

Si te preocupa no poder jugar la baloncesto por tener diabetes, es importante que sepas que, jugadores de alto rendimiento como Gary Forbes, Chris Dudley, Dominique Wilkins o Ray Allen tenían diabetes tipo 1 y eso no les ha parado para tener carreras exitosas dentro de este deporte. Con el correcto control y seguimiento, la diabetes no te impide realizar ninguna actividad física.

El baloncesto, además, es una forma de desarrollar habilidades tan variadas como el equilibrio, la rapidez, los reflejos y la agilidad muscular. Sin embargo, es un deporte que, al ser de alto impacto, puede tender a provocar lesiones como torceduras o roturas de tobillo o desgaste de las articulaciones. Con esto último hay que tener mucho cuidado si tienes diabetes, ya que puedes tener un mayor desgaste de lo normal.

Consejos para jugar al baloncesto con diabetes

baloncesto-con-diabetes-basketball-with-diabetes

Si te vas a animar a empezar con el baloncesto con diabetes, quizá estos consejos te puedan servir de ayuda:

Observa como reacciona tu cuerpo

Cada cuerpo reacciona de maneras diferentes al ejercicio. Por eso, es importante que veas cómo te afecta a ti este deporte para que, junto con la ayuda de tu médico, puedas ajustar tu medicación y prevenir las posibles hipoglucemias o hiperglucemias. Asistentes como Cori te facilitarán esta tarea gracias a los informes semanales, ¿te lo vas a perder?


Lo hacemos fácil
Recupera el control de tu diabetes


Mide tu glucosa antes, durante y después de entrenar

Es importante que, antes de ponerte a entrenar, midas tus niveles de glucemia. Si estos se encuentran entre 90 mg/dl y 130 mg/dl (o 5 mmol/l y 7,22 mmol/l) deberás comer algo antes de empezar a entrenar, mientras que si se encuentran entre 130 mg/dl y 250 mg/dl (o 7,22 mmol/l y 13,88) puedes hacer deporte directamente. Al terminar, es importante que también midas tu glucemia, ya que realizar deporte te puede trastocar los niveles incluso hasta 8 horas después.

Avisa a tu entrenador y equipo

Por tu seguridad, es recomendable que tanto tu entrenador como tu equipo estén al tanto de que tienes diabetes y de cómo actuar en situaciones de emergencia. Esto también te permitirá parar a comer durante los entrenamientos si lo necesitas o dejar de entrenar si no te encuentras bien.

Ve preparado si haces baloncesto con diabetes

Ante posibles alteraciones de glucemia, lleva siempre contigo hidratos de carbono de absorción rápida y tu medicación. Además, deberás asegurarte que alguien del equipo o el entrenador sepan cómo actuar en caso de que ocurran situaciones de riesgo.

Consulta siempre a tu médico

Tu endocrino es el que mejor conoce tu diabetes y su tratamiento. Por eso, si estás pensando comenzar a jugar a baloncesto con diabetes, hazlo bajo su supervisión y el reajuste de tus medicamentos. Esto te ayudará a entrenar de manera más segura.

¿Qué puedo hacer para que no se me caiga el sensor mientras hago baloncesto con diabetes?

baloncesto-con-diabetes-basketball-with-diabetes

Si no sabes cómo evitar que tu sensor se caiga mientras entrenas, tienes varias opciones que quizá puedan valerte a continuación:

  • Fijadores: En espray o líquido, los fijadores se aplican antes del sensor y mejoran su adherencia.
  • Espráis externos: Después de ponerte el sensor, puedes aplicarte otra alternativa, los espráis fijadores. Estos crean una capa protectora por encima del sensor y la piel.
  • Cintas adhesivas: Si lo que prefieres es taparte la parte del brazo donde está el sensor, tienes cintas adhesivas. Hay de todo tipo: cita adhesiva hipoalergénica, apósitos, vendas adherentes…
  • Combínalos a tu gusto: Si prefieres prevenir que curar y quieres tener un extra de seguridad, ¡prueba a combinar las opciones!

Si te ha gustado este artículo sobre baloncesto y diabetes, no puedes perderte nuestras redes sociales: Instagram, Twitter, FacebookLinkedIn.