Si te preocupa no poder sumarte al yoga por tener diabetes, lee este artículo, porque te explicamos cómo hacer yoga con diabetes.

Un diagnóstico de diabetes puede ser muy estresante, sobre todo al principio. El desconocimiento, la preocupación y tener que adaptarse a tantas cosas nuevas puede provocar estrés o angustia, que se traduce en mayores variaciones del azúcar. Si te estás planteando recurrir al yoga como vía de escape y forma de entrenamiento, en este artículo te explicamos porqué deberías hacer yoga con diabetes, que beneficios tiene y te damos algunos consejos para que lo practiques de manera segura.

El yoga con diabetes es más que posible

yoga-con-diabetes-yoga-with-diabetes

Hacer ejercicio forma parte esencial de la vida de una persona con diabetes, ya que, además de mejorar su forma física, también ayuda a llevar un mejor control de la glucosa. Se recomienda que las personas con diabetes realicen al menos 150 minutos semanales de actividad física, como por ejemplo el yoga. Pero, ¿porqué el yoga con diabetes es buena opción?

El yoga es una actividad que se basa en el estiramiento y tensión del cuerpo y que va más allá de la actividad física: busca la armonía, bienestar y salud internas. Es también un ejercicio que no tiene límites de edad ni condición física, ya que puede ser realizada por cualquier persona sin importar si tienes 20 o 50 años o si has hecho deporte anteriormente o no. Además, se trata de un deporte barato y cómodo de practicar, ya que no se requieren accesorios ni máquinas y puedes hacerlo desde la comodidad de tu casa.

Aparte de todo lo que ya se ha mencionado, el yoga con diabetes es beneficioso ya que puede reducir los niveles de estrés. Este factor puede alterar mucho los niveles de glucemia en sangre, por lo que tenerlo controlado es primordial. Además, las posturas y movimientos que se practican ayudan a combatir la hipertensión, las afecciones del corazón y la mala circulación.

Consejos para practicar yoga con diabetes

yoga-con-diabetes-yoga-with-diabetes

Si quieres practicar yoga con diabetes, te dejamos por aquí algunos consejos que puede que te sean de utilidad:

Busca un profesor que te guíe para hacer yoga con diabetes

Si estas comenzando tus andaduras en el yoga y no sabes muy bien como empezar, lo más recomendable es que busques un profesor que te ayude y te explique las primeras nociones. Para ello, tienes la opción de hacerlo desde casa con un profesor online o, si lo prefieres, puedes acudir a un gimnasio y apuntarte a las clases de principiantes.

No te olvides de comentar que tienes diabetes

Comentarle a tu instructor de yoga que tienes diabetes es muy importancia para que este pueda adecuar los entrenamientos a tu situación. Además, te permitirá ir parando para comer durante el entrenamiento si lo necesitas o pararlo definitivamente si te sientes mal. Además, también deberá tener en cuenta tu estado físico para el nivel de exigencia.

No te fuerces

Cuando comiences a hacer yoga irás adecuando paulatinamente tu cuerpo a las exigencias del instructor. Además, el inicio de las clases se realizará de manera paulatina para ir calentando los músculos, por lo que no deberías forzarte, ya que podrías lesionarte.

Mide tus niveles al hacer yoga con diabetes

Estar pendiente de tus niveles de glucemia es muy importante mientras estés en tu clase de yoga ya que, aunque no lo parezca, estarás quemando calorías y haciendo esfuerzo físico. No te olvides tampoco de medirte antes de empezar, para saber si te encuentras en los niveles adecuados, y de medirte después para evitar hipoglucemias. Asistentes como Cori te facilitarán mucho este proceso gracias a sus gráficos y sus recordatorios.


Lo hacemos fácil
Recupera el control de tu diabetes


Disfruta de los entrenamientos

El yoga es un deporte que busca el conocimiento propio del cuerpo y la conexión de este con la mente. Por eso, la parte más importante de practicarlo, es disfrutarlo y ser consciente del bienestar que te produce.

¿Qué disciplina de yoga con diabetes es más adecuada?

yoga-con-diabetes-yoga-with-diabetes

El yoga además tiene diferentes modalidades que se centran en objetivos distintos, por lo que también debes encontrar el que mejor se adapte y más te guste.

  • Hatha yoga: Esta versión del yoga es la más común y la más ideal para la diabetes, ya que se realizan posturas y técnicas de meditación a ritmo lento.
  • Kundalini: Esta versión combina las posturas, respiraciones, mantras y meditación y es ideal para personas que quieren algo sencillo para aprender a relajarse.
  • Viniyoga: El viniyoga se basa en la conciencia del movimiento del cuerpo, por lo que cada postura se sostiene durante un tiempo largo y se conecta con la respiración.
  • Yoga restaurativa: El objetivo principal de la yoga restaurativa es quedar completamente relajado mientras se practican 5 o 6 posturas diferentes y suaves por sesión.

Si te ha gustado este artículo sobre yoga con diabetes pero te interesan otros deportes, no puedes perderte nuestro blog ni tampoco nuestras redes sociales: Instagram, Twitter, FacebookLinkedIn.